¿Ha muerto el Venture Capital?: el futuro del Venture Debt

23 junio, 2022

Silenciosamente ha ido madurando un asset class que hasta ahora no demasiadas startups han utilizado, pero que se está convirtiendo en un componente esencial para aquellas que buscan sobrevivir en este nuevo ciclo: el Venture Debt.

Es difícil definir el momento preciso en que todo comenzó, pero supongamos que fue cuando gigantes como SoftBank y Tiger Global reportaron abrumadoras pérdidas al cierre de 2021. En ese momento empezó a resonar entre muchos inversionistas la vieja frase de Warren Buffet “only when the tide goes out do you discover who’s been swimming naked”.

En los días posteriores, varios unicornios fueron vistos en la calle sin su maquillaje de colores fantásticos ni sus cuernos con elástico de cumpleaños. Algunos parecían más bien caballos bastante mal alimentados. Quizás fue el impacto de presenciar ese tipo de imágenes lo que ahuyentó también a los inversionistas turistas, culpables en buena medida de la euforia en el sector, quienes abandonaron unicorniolandia para volver a la tierra de los depósitos bancarios.

Desde entonces hemos visto con pesar despidos masivos en el sector. Loft, Facily y otras en Brasil anunciaron despidos de más de 150 personas cada una. La Fintech Bolt anunció un recorte de 30% del personal. Recientemente fue el turno de Coinbase, con despidos de 1.100 empleados a nivel global.

Los grandes fondos de Venture Capital, también se han pronunciado. Referentes como YC y Sequoia han advertido a las compañías de sus portafolios sobre el comienzo de un nuevo ciclo mucho más restrictivo en capital y cómo enfrentarlo.

En realidad, esta columna no se trata de la muerte del Venture Capital. Se trata del surgimiento de un asset class que, silenciosamente, ha ido madurando en palabras de PitchBook. Un asset class que hasta ahora no demasiadas startups han utilizado, pero que se está convirtiendo en un componente esencial para aquellas que buscan sobrevivir en este nuevo ciclo: el Venture Debt.

¿Qué es Venture Debt? En su definición más amplia se refiere a deuda que es otorgada a empresas respaldadas por fondos de Venture Capital. Existe en diversos formatos: desde líneas de crédito para capital de trabajo o respaldadas en meses/venta, hasta estructuras fuera de balance (a través de SPVs o warehouse facilities) que permiten originar carteras de crédito o portafolios de activos.

¿Para qué sirve? Lo más importante, quizás, es entender que no es un salvavidas. No es un último recurso para startups que no han tenido éxito en rondas de capital o que están al límite en su runway. Es más bien un complemento para startups que han mostrado un crecimiento sostenible, que tienen planes de expansión con certeza y están buscando financiamiento adicional al capital privado para consolidar ese crecimiento antes de una siguiente ronda. Es también una buena alternativa para financiar operaciones de M&A.

Los principales beneficios que tiene Venture Debt es que es menos dilutivo que una ronda de capital, lo que permite realizar rondas a mayores valorizaciones, asegurar mayor upside, permitir a los fundadores mantener el control y también aprovechar de realizar adquisiciones estratégicas. Para aquellos interesados en profundizar, el VC A16Z sacó una primera versión de lo que podría ser una guía hacia Venture Debt.

En Estados Unidos, uno de los principales actores es Silicon Valley Bank, mientras en Latam, BTG Pactual ha sido pionero tanto en Brasil como en Chile. Ahora, vemos otros actores entrando al financiamiento a startups lo que debería ser un gran aporte al ecosistema.

Y no, el Venture Capital no ha muerto. Solo está pasando por un ciclo menos favorable que otros anteriores, pero seguirá siendo esencial para financiar innovación. Esperemos que cada vez más de la mano del apoyo de financiamiento adicional vía Venture Debt.

Por Eduardo Gomien, Portfolio Manager Fondo BTG Pactual Venture Debt I